Crónicas de un Corazón Roto

I solemny swear that I am up to no good...

Cuerdas y madera… Un cuerpo vacío que se vuelve corazón, se vuelve alma, se vuelve pasión… porque cuando ella suena es mi corazón hablando, cuando mi guitarra llora es mi alma la que se parte a pedazos. Algo tan sencillo que parecería estúpido, pero que es tan importante…

Golpes de la vida que se reflejan en canciones, ratos de diversión que acompañaba con melodías, horas de penas en las que sus cuerdas liberaban todo aquel sentimiento, cosas tan profundas que parece imposible que en realidad fueran sólo cuerdas y maderas.

A un futbolista quítenle las piernas y su vida se volverá un asco, sólo desesperación, depresión… a un fotógrafo quítenle la vista y el martirio será interminable… a un cantante quítenle la voz y su corazón explotará de tantos sentimientos contenidos sin salida... a un músico quítenle el oído y la vida perderá toda esencia… es la pérdida de un instrumento para desahogar sus sentimientos…

Nadie dice si a un dj le quitan su tornamesa… no, podría comprar otra… no dicen a un pintor quítenle su pincel o sus pinturas, podría ir en ese momento a la papelería y comprar más… sin embargo sigue siendo su instrumento de desahogo…

La inspiración, la pasión, todo lo que surge de nosotros no viene del instrumento, viene de más adentro, pero si no se tiene manera de sacarlo… siempre habrá un vacío en donde podría haber algo más…

Ese primer piano, ese primer juego de pinceles, ese primer balón de futbol, ese primer escenario, esa primer guitarra... el objeto que inició la pasión, el objeto que la llevó más allá de lo inimaginable, aquel que en el momento más oscuro corrías a buscar y te cobijabas en él… ese es el instrumento… ese es tu corazón…

Cuerdas y madera… parece mentira que un cuerpo vacío y hueco represente tan bien mi corazón, parece mentira que esas cuerdas y maderas tan “baratas” se volvieran tan importantes, parece estúpido pensar que al verla ahí, con las cuerdas restiradas y la madera desgajada mi corazón se partió en ese mismo momento, parece mentira que con cada cuerda que retiraba el dolor se hacía más fuerte, parece mentira que el guardarla por última vez en quién sabe cuánto tiempo un mar se desbordara por mis ojos, parece mentira que el sólo imaginarla arrumbada en algún rincón de mi casa me provocara tanta nostalgia que preferí evitar mirarla.

Cuerdas y madera… el reflejo más primitivo de mi corazón, de mi emoción, de mis sentimientos, de mi amor, de mi odio, de mis miedos…

Cuerdas y madera…

Mischief managed!


It's okay to be...


Skinniy

0 comentarios:

Publicar un comentario