Crónicas de las Birols: Belén

I solemny swear that I am up to no good...

En lo que pensaba sobre que más escribir en mi blog, me di cuenta que no he mencionado mucho a mis amigas, así que decidí que una vez al mes les contaría sobre alguna de mis amigas en especial y hoy empezamos con la más antigua de todas, una de las Birols.


A ella la conozco casi desde que tengo uso de razón. Todo gracias a mi escuela favorita de todas las que he conocido y de las que estuve: el Colegio Particular Regina Núñez.

Cuando tenía... uhmmm... no sé cuantos años, entré al kinder a la Regina y pues, ahí nos conocimos, tenemos tantos recuerdos... juro que no es cuento, la recuerdo perfectamente.

Una de nuestras actividades favoritas era jugar con plastilina, algo que nos dejaban hacer bastante, sobre todo cuando esperábamos que llegaran por nosotras a la hora de la salida, y que curiosamente, ella siempre era de las últimas en irse.

Recuerdo que tenía una perrita llamada Reyna, la cual duró muchísimos años, creo que estábamos en secundaria o prepa cuando la pobre Reyna murió, pero en fin, ya tenía muchísimos años y seguro ahora está en el cielo de los perros.

Cuando íbamos a entrar a la primaria, por problemas externos tuve que salirme de la escuela y me fuí a una TOTALMENTE diferente de mi amada escuela. Dejé de ver a mis amigos del kinder... seguramente cualquiera creería que es una exageración porque no todo el mundo recuerda sus días de kinder, pero yo lo hago, aún ahora recuerdo a muchos de mis compañeros...

Tres años después, mi papá me preguntó si me quería regresar a la Regina. Yo ya tenía amigas en la otra escuela, un niño que me gustaba y toda una escuela a mis pies en donde yo hacía lo que quería y SIEMPRE sacaba 10, en sí, creo que tenía todo lo que podría haber deseado a esa edad, pero algo me faltaba. No tengo que decirles que regresé a la Regina, ni siquiera lo pensé y cuando me di cuenta, ya estaba de nuevo ahí.

El primer día volví a encontrarme con algunos de mis amigos, como Gretel, Oscar, Eder y no sé quienes más... pero ella simplemente no estaba. Era raro, pero aún así, aunque mis amigos no me recordaban, todos me aceptaron al llegar, ahí conocí a Katy y Ebbe, otras dos de las cuales me quedaron bastantes recuerdos.

El segundo día ella apareció. Lo demás es historia... ella me recordaba, de hecho, hace un par de días me confesó que el día que llegó y me vió se puso feliz, porque sí me recordaba... y pensar que yo creía que no se acordaba de mí... Debo confesar que también me hizo feliz saber que yo no era la única que recordaba tantos días tirándonos plastilina y canciones con mi papá de maestro de música.

Y aunque ni en la secundaria ni en la prepa estuvimos juntas, nuestra amistad es tan fuerte, que no importa el tiempo que pase, ni la distancia a la que nos encontremos. Siempre que ella necesita de mí, aquí estoy... y siempre que necesito de ella, está en donde debe de estar.

Ahorita la burra, anda en Finlandia de intercambio y aunque no pueda ir a verla, ella sabe que cualquier cosa sólo tiene que llamar y yo estaré en la computadora para lo que sea que necesite.

En resumen, 18 años de amistad, no cualquiera, por eso... amigas como ella, no creo encontrar tan fácilmente.

Mischief managed...

Saludoxxx

I Me!!!

It's okay to be...

Skinniy

2 comentarios:

ey!!! yo tengo un amigo del kinder ke aun veo... es xudapu.... y tengo muchos recuerdos con el... nos pleamos en la secu. siempre nos molestamos y nos vurlamos del otro... y.... y... creo ke nos odiamos ( ._.)

claro que te odio eres mi nemesis y al mismo tiempo un gran amigo asi ke ammm... pss no se XD hahahhahaha pero del odio al amor ay un paso hahahahaahah aparte no negaras que tantas locuras que emos echo no te an divertido ahahahahahah

Publicar un comentario