Follow or unfollow? That’s the question

I solemny swear that I am up to no good…

El 31 de julio de 2009 decidí abrir mi cuenta en twitter, la que originalmente era @Skinniy y minutos después se convirtió en la actual @SkinniyDupree.

Recuerdo que al principio seguía a algunos muy pocos amigos de la vida real, a otros pocos conocidos de mis círculos  virtuales (entre ellos usuarios de la red de HarryLatino) y por último y en una cantidad mucho más grande, a mis artistas, actores y famosos favoritos.

En ese entonces recuerdo, que me gustaba dar followback inmediatamente a todo aquel que comenzar a seguirme, al mismo tiempo, me molestaban las personas que yo seguía y no me lo regresaban al instante y muchas veces les twitteaba con más ganas, tratando de ganarme su apreciación y el esperado follow.

Conforme fue avanzando el tiempo dejé de interesarme en las cuentas de los artistas y comencé a dejar de seguirlos. Mi TL estaba lleno de publicidad sobre lo que hacían y en realidad a mí ya no me interesaba tanto saberlo, en realidad, me era indiferente lo que pasara con ellos.

Pasó aún más el tiempo y me di cuenta que algunos de mis amigos ni siquiera twitteaban, parecía que sólo habían abierto su cuenta por curiosidad pero nunca más volvieron a tocarla.

Por último, comprendí que en realidad no todos los usuarios de la red de HL me importaban o decían cosas que tuvieran algún interés para mí y dejé de seguirlos.

Hoy me dijeron diva. Después de más de un año de twittear y más de 700 followers, me dijeron que era una diva por no devolverles el follow. Tengo que admitir que al principio lo tomé como una broma, pero luego de pasados los minutos y más insistencia de parte de ésta persona, realmente me molestó que lo dijera.

Twitter, como muchas otras redes sociales es un medio de expresión y de información. Un lugar donde uno puede ser lo que uno quiera o lo que uno es en realidad. Donde uno puede darse el lujo de leer a quien quiera y dejar de leer a quien no quiera.

Podrán llamarme diva, pero eso no me hará cambiar mi forma de ver las cosas, ni me harán seguir a todos aquellos que me dan follow sólo por caerles bien.

Soy una persona que suele abusar de la tecnología, de la computadora, de los blogs, del facebook, del twitter y de muchas cosas más, pero cada cosa la hago como se me antoja, porque estoy en todo mi derecho de hacerlo.

Yo sigo a quien quiero seguir, a mis amigos, a gente que me cae bien de la red, a personas que dicen cosas interesantes para mí, a gente que aunque no la conozca le tengo algún aprecio y disfruto leyendo sus pensamientos y tonterías. Yo sigo a quien quiero seguir, sin importar si ellos me regresan el mentado follow o no, eso no los hace menos interesantes para mí. Un follower más no me hará más feliz ni me hará millonaria.

No doy follow al que me trollea sin razón, a los que hacen demasiado spam con temas que no me interesan, que se la pasan twitteando sólo por twittear, a los que se la pasan buscando followers sin aportar realmente nada interesante a quienes los siguen, a bots nada entretenidos, a personas huecas que sólo tienen twitter para decir que están en la onda.

Yo pido que me avisen si me dan el follow por educación. Porque no pienso seguir a una persona que jamás interactúa conmigo, porque no pienso seguir por más de tres días a una persona con la que no comparta ni la más pequeña de las ideas, porque no pienso estarme leyendo todos y cada uno de los tweets de la gente que no tiene nada que hacer y que se la vive pidiendo el follow sólo porque sigues a sus demás amigos y a él no.

Pueden llamarme diva, pero esa es mi manera de ver las cosas.

No es que no sea “sencilla” como me dijo también esta persona, no es que yo viva coleccionando followers sin darles followback, no es que me sienta grande por el número de personas que están leyendo las tonterías que escribo o mis notas mentales sobre cosas que debo hacer, tareas o series que veo.

Hoy les doy follow por educación, por respeto, porque si les interesó algo de lo que yo dije, tal vez haya algo de lo que dicen que sea útil para mí. Pero si en un par de días no haces ni un sólo mention que valga la pena, si no hay nada en tu cuenta que me interese, te dejaré de seguir, no porque sea una diva, sino porque estoy en todo mi derecho de dejar de leer a quienes no quiero leer.

¿Te molesta que sea una “diva”? Te doy la solución, es fácil y rápida, se llama: unfollow.

Así que ya sabes, si eres uno de esos que me considera una diva porque nunca te regresé el follow a pesar de que siempre ando preguntando a quién se lo debo o porque te di unfollow luego de meses de no haber twitteado contigo. Te invito a dejar de seguirme y dejar de hacer corajes tratando de averiguar porqué demonios no te sigo.

Si me quieren decir diva, díganlo, porque entre ser y no ser... yo soy xD.

Mischief managed…


Saludoxxx


I Me!!!


 It’s okay to be…


Skinniy

3 comentarios:

No Dupree!!! no me des Unfollow!!! ya te voy a hablar más seguido!!! ;___; Naaa! ya enserio xDD

Si, estoy de acuerdo contigo... al menos a mi lo que me pasa es que sigo a demasiadas personas y luego no puedo leer a los que en verdad me interesan, por eso amo las listas.

Creo que todos cuando entramos damos Follow Back a todo mundo, pero cuando te das cuenta que lo que escribe esa persona no te interesa, o no tienes "química" con ella pues es mejor dar unfollow... ¿para qué seguir a alguien con quién ni siquiera hablas? a veces los followers son sólo un número más, a veces hay que pensar más en el contenido que en el número.

Yo vi esos tweets y si se paso. Pero recuerda tomar las cosas de quién vienen mi niña, así les darás el justo valor de las cosas. Buen blog, no lo había visto!... saludos.

Pues eres mi Diva favorita!
jajajaja ok no... bueno si eres mi favorita ash... ya me hice bolas... Güarever... suele pasar asi, no es necesario dar el follow.. ademas es muy tu cuenta tu twitter y si nos les gusta pss ya saben UNFOLLOW :D

Saludos preciosa, te quiero

Publicar un comentario