El conde de Montecristo

Después de 5 años, al fin puedo escribir esto…
Como la persona rencorosa y vengativa que soy, esta historia y su protagonista, el hombre más perfectamente imperfecto del universo, Edmundo Dantes, se han convertido en una de las historias y uno de mis personajes favoritos de todos los tiempos.
Alexander Dumas, con su modo tan particular de describir las situaciones, las personas, los lugares y darte detalles de mil historias dentro de una misma, es sin duda uno de los mejores autores que han pisado el planeta.
Sinceramente la película no le hace para nada justicia a esta obra de arte, ya que en ella omiten muchísimos personajes clave y gran parte de la historia, tanto del protagonista como de sus eternos rivales.
Tengo que aceptar que algo que me llamaba mucho la atención de la historia desde siempre, era el hecho de que una persona salida de la nada, lograra llegar tan alto únicamente a costa de su resentimiento y sed de venganza; pero sobre todo, que al final de la historia hubiera logrado perdonar y volviera a casa con su familia.
Aún así, el final del libro es infinitamente mejor. Ver a sus enemigos caer uno a uno, siendo golpeado en sus puntos más débiles, ser arrojados de la cima del mundo hasta el inframundo, fue algo que disfrute plenamente y algo que me dejó el mejor sabor de boca es sin duda el momento en el que Edmundo NO regresa al lado de Mercedes, la perdona y la deja ir, para después buscar su propia felicidad con la persona que más se lo merecía y que desde que se cruzó en su camino, siempre estuvo a su lado.
Me arrepiento de haber perdido tanto tiempo y no haber leído esta genial historia de un solo golpe, pero estoy segura que de haberlo hecho, no lo habría disfrutado tanto como ahora.
¿Qué más puedo decir? Sólo me queda decirles que si son amantes de la lectura y en algún momento desearon regresar todo el mal que les han hecho, esta es una historia que no pueden perderse.

0 comentarios:

Publicar un comentario