Rescatando a Kiara

Hola mundo. Sí, sigo viva.

Una vez mis papás me dijeron que no tendría nunca un gato en casa... ahora sé lo que significa nunca: 24 años.

Tengo una gata, su nombre es Kiara y tiene alrededor de 7 u 8 años viviendo en casa de mi abuelita, el problema es que hace 5 meses, mi abue decidió dejar de vivir en su casa y tuvimos bastantes problemas para conseguir alimentarla como se debe. Ahora, una prima irá a vivir a esa casa con dos perros enormes que ponen en peligro a mi gata, así que gracias a eso, el nunca tiene significado.

Fase uno. Compras y "secuestro". Primero tuve que comprar su comida, un collar y una correa. Sé que los gatos no suelen amarrarse, pero en vista de su carácter y el tiempo que lleva viviendo libre, si no lo hago, seguro se escapa. Luego fuimos por ella; corrió a la puerta esperando comida y lo único que ganó, fue que la tomara en mis brazos y la subiera al coche.No se resistió demasiado, pero tomando en cuenta que ella era "muda" y no emitía sonido alguno, nos sorprendió bastante que "llorara" cuando se dio cuenta que nos la estábamos llevando.

Fase dos. Instalación. Para ser sincera, esta es la parte que más me preocupaba. Mika se puso como loca y Kiara huyó. Salí corriendo detrás de ella a la calle, gracias a Dios, se desorientó y no supo para dónde correr, así que la traje de regreso a casa.

Por ahora está en mi cuarto "tranquila", come, toma agua y se acuesta un rato... y según mis observaciones, está analizando mi cuarto para localizar alguna ruta de escape... espero que no encuentre ninguna... Aunque no sé por qué, pero presiento que el próximo fin de semana que regrese a casa, Kiara no va a estar para recibirme...

Eso es todo por hoy. Sigo viva, estoy trabajando, no tengo tiempo ni para dormir... así que no esperen que vuelva pronto. Bye.

0 comentarios:

Publicar un comentario